Adios, maestro. - 7 de Septiembre de 2019 - NOTIMEX - Noticias - VLEX 811227377

Adios, maestro.

 
EXTRACTO GRATUITO

Alberto Miguel Angel Mendez Aguilar (Oaxaca, 1984) tiene alrededor de 16 anos como discipulo de Francisco Toledo. Fue gracias a su suegra, Carmela Avendano -vieja amistad de la familia del artista-, que conocio al maestro. Se abrio camino en el taller de papel y de ahi brinco a varias areas mas, hasta llegar a manejar con depurada tecnica diversos materiales.

-El primer ano fue de adaptacion, pues Francisco Toledo era una persona seria, reservada y no tan facilmente cogia confianza con la gente. Hasta que vio mi trabajo y mi constancia fue que comenzamos a interactuar, hace 15 anos-, explica a Notimex durante una entrevista, en el marco del homenaje estatal que se rinde al polifacetico creador.

Toledo confio en Alberto Miguel Angel y comenzo a encargarle trabajos de el mismo. El maestro ideaba la pieza, la bosquejaba y el entrevistado la desarrollaba, terminaba o afinaba, segun el encargo que se le hiciera. Eran piezas y grabados de mucho valor estetico, artistico y economico; el trabajo de Mendez Aguilar consistia en darles texturas para que Toledo trabajara a partir de ahi.

-En cierta ocasion fuimos a Puebla para desarrollar unos trabajos en ceramica de Talavera, eran unas piezas en forma de galletitas que debi realizar. Sufri mucho porque galleta que le mandaba, galleta que me regresaba porque no le gustaba. Al fin encontre la figura que el tenia en mente y comence a hacerlas en serie. Cuando esa labor concluyo, me felicito efusivamente porque, eso si, el maestro era muy agradecido. Las galletitas fueron enviadas al taller, vidriadas, coloreadas y vendidas a buen precio.

A partir de ese momento, trabajo nuevos elementos como oro, ceramica, cera y otros materiales que Francisco Toledo le enseno a manipular. Ademas de ser un hombre nacido con el don de la creacion artistica, Toledo poseia igualmente facilidad para la docencia y la ensenanza. Invito a Alberto Miguel Angel a su casa para que, desde entonces, trabajara directamente con el, a diferencia de otros empleados y alumnos, quienes no tenian un contacto tan directo ni estrecho con el mentor.

-Muchas veces, de repente, anunciaba que tenia una nueva exposicion, ya sea en la Ciudad de Mexico o en otro punto del pais. Llegaba al taller y sobre la marcha el mismo trabajaba a la par de quienes estamos en el proyecto, sin dejar de dar instrucciones; por ejemplo, no usar los colores que no sabemos emplear, como el rojo que es muy delicado y demandante en cuanto a limpieza y cuidado de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA