El arquitecto del fraude en la UAEH - 11 de Octubre de 2020 - Proceso - Noticias - VLEX 850280859

El arquitecto del fraude en la UAEH

Autor:Áxel Chávez
 
EXTRACTO GRATUITO

Conseguía terrenos y era el proyectista personal de Gerardo Sosa Castelán. A cambio, el arquitecto Jesús Bravo Paredes recibía contratos de obra pública en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), de cuyas cuentas también salía el dinero que financiaba los proyectos personales del líder de La Sosa Nostra.

A dos frentes, el arquitecto Bravo Paredes ganaba con sus empresas dinero directamente de la casa de estudios por construir edificios, tras obtener licitaciones presuntamente pactadas con Sosa; al mismo tiempo, le presentaba proyectos a éste que, por el control patrimonial que ejercía en la UAEH, costeaba con el erario universitario.

Aunque hasta el cierre de esta edición no existe orden de aprehensión en contra de Jesús Bravo, éste es mencionado por el testigo colaborador de la Fiscalía General de la República (FGR), Óscar Pacheco Medina, porque entre 2004 y 2005 se alió con Sosa Castelán.

Intervino, además, como receptor de dinero que salía de la universidad, a través de la cuenta de Gerardo y de la Fundación Hidalguense, una asociación civil creada en 1997, que pertenece a la UAEH y ha recurrido a amparos ante la posibilidad de que sus cuentas sean congeladas debido a la investigación por lavado de dinero que realiza la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

A partir de la declaración de Pacheco Medina, Proceso buscó en los Registros Públicos del Comercio las empresas en las que Jesús Bravo Paredes aparece como accionista o representante legal. De ahí, siguió el rastro a otras firmas con las que está vinculado. El resultado es al menos 168 millones 894 mil 735 pesos obtenidos mediante contratos por la universidad, de acuerdo con la base de datos de Compranet.

Obra pactada y conflicto de intereses

En la trama, Óscar Pacheco Medina ubica a este arquitecto como la persona que conseguía terrenos para Sosa; por este motivo, asegura, recibía dinero de la universidad.

También afirma que intervino en la extensión patrimonial de Inmobiliaria, Constructora y Arrendadora Yolo, empresa dispersora clave en el presunto esquema de lavado que, según la imputación de la FGR, utilizó La Sosa Nostra para sustraer recursos de la UAEH, y que fue financiada con bienes de la casa de estudios.

Al referirse a la construcción de la nave industrial de Inmobiliaria, Constructora y Arrendadora Yolo en Minatitlán, Vera-cruz, en 2008, Pacheco Medina declaró a la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA