Con autocrítica, la meta es el 2018 - 7 de Julio de 2012 - Proceso - Noticias - VLEX 395831025

Con autocrítica, la meta es el 2018

Autor:Gloria Leticia Díaz
 
EXTRACTO GRATUITO

Con más de 40 años militando en la izquierda, el historiador y economista Enrique Semo considera que la virtual derrota de Andrés Manuel López Obrador en busca de la Presidencia de la República por segunda ocasión no es del todo una tragedia.

Hoy por hoy, dice el investigador de la UNAM, López Obrador confirmó su ascendencia sobre más de 15 millones de ciudadanos y consiguió colocar al Movimiento Progresista (PRD-PT-Movimiento Ciudadano) como la segunda fuerza política en el Congreso, lugar ideal para ser "una oposición activa, certera y eficiente" contra "el embate de la derecha".

En entrevista con Proceso, Semo hace un análisis de la izquierda partidista y de sus nuevas oportunidades en el escenario político; del papel de López Obrador y de sus errores, así como de la irrupción del movimiento #Yo Soy 132.

Previsible la confirmación del triunfo de Enrique Peña Nieto por los órganos electorales, pese a las irregularidades, el historiador de origen búlgaro sostiene que el exgobernador del Estado de México recurrió a las prácticas más "primitivas" del fraude electoral.

Al presidente Felipe Calderón, Enrique Semo también le dedica parte de su análisis: pasará a la historia como "uno de los peores presidentes de México", en tanto que los miles y miles de muertos que deja como saldo de la guerra contra el narcotráfico "son el terrible monumento a su ineficiencia".

Enrique Semo ha dedicado buena parte de sus investigaciones históricas a la izquierda (Viaje alrededor de la izquierda; Entre crisis te veas; Crónica de un derrumbe/Las revoluciones inconclusas del Este; La búsqueda I/La izquierda en los albores del siglo XXI; La búsqueda 2/ La izquierda y el fin de régimen del partido de Estado, 1994-2000). Él mismo fue integrante de la dirección del Partido Comunista Mexicano hasta su desaparición en 1981.

A los 82 años, y convencido desde antes de la jornada electoral de que la "tradición mexicana del fraude" se iba a hacer presente para favorecer al priista Peña Nieto, Semo afirma que la única sorpresa para él fueron "las sumas enormes de dinero" destinadas a la presunta compra de votos, que "sólo pudieron provenir de la oligarquía financiera mexicana y posiblemente del narcotráfico".

Para el investigador emérito de la Facultad de Economía de la UNAM, la "cultura del fraude", herencia del PRI, sólo puede ser combatida por la izquierda y el pueblo mexicano.

Se le recuerda que, de acuerdo con un informe preliminar de la observación electoral en 21 estados realizado por activistas de Alianza Cívica (AC), todos los partidos incurrieron en irregularidades el domingo 1 de julio: en 14% de las casillas hubo acarreo de votantes; en 21% se violó el secreto al voto; en 71% se ejerció presión para votar por Peña Nieto; en 17%, para favorecer a la panista Josefina Vázquez Mota; en 9%, para sufragar en favor de López Obrador, y en 3% de los casos se coaccionó a los ciudadanos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA