Ante la avalancha migrante, la descoordinación gubernamental - 27 de Octubre de 2018 - Proceso - Noticias - VLEX 744173257

Ante la avalancha migrante, la descoordinación gubernamental

Autor:Isaín Mandujano
 
EXTRACTO GRATUITO

TAPACHULA, CHIS.- El gobierno de Enrique Peña Nieto pasará a la historia como el sexenio de la "gran simulación". Su insensibilidad ante los migrantes centro y sudamericanos ha sido manifiesta a lo largo de su gestión. Y hoy que miles de hondureños atraviesan territorio mexicano rumbo a Estados Unidos vuelve a mostrar su desdén hacia ellos, opina el activista Denis Omar Contreras.

El viernes 19, cuando miles de hondureños intentaron ingresar de forma tumultuaria a territorio chiapaneco por el puente fronterizo Rodolfo Robles, el embajador de México en Guatemala, Luis Manuel López Moreno, les ofreció una "política de puertas abiertas", pero al llegar a la línea fronteriza unos 500 policías federales los frenaron.

Frente a esa realidad, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Ayuda a Refugiados, así como organismos proderechos humanos exigen a los tres niveles de gobierno atender esta crisis humanitaria.

Uno de los más activos es Édgar Corzo Sosa, quinto visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien con una veintena de sus colaboradores desde el lunes 15 se movilizó a la población fronteriza de Tecún Umán, del lado guatemalteco, y a Suchiate, del lado mexicano, para observar el desplazamiento de los hondureños.

No sólo ha recogido innumerables testimonios e historias de vida de los migrantes, sino que ha constatado la "descoordinación" total de las autoridades mexicanas; también decidió emitir medidas cautelares.

En entrevista dice que lo hizo para prevenir la violación de derechos humanos. Lamenta el poco de interés de las autoridades para instrumentar siquiera medidas preventivas. De haberlo hecho, insiste, los problemas se hubieran mitigado.

"Debemos ver qué es lo que está pasando, pues en esta migración vienen padres o madres con bebés de cuatro o seis meses, padres con hijos que padecen síndrome de Down. Ellos han decidido dejar todo atrás y emprender una travesía por una esperanza de vida", comenta.

Y se pregunta: "¿Quién nos asegura que después de este éxodo no va a venir otro?... Nos pasó con los cubanos y los haitianos; ahora estamos viendo a los hondureños. Al rato podríamos ver acá a los nicaragüenses.

"El gobierno mexicano debe ser congruente ante esta situación. Dar la cara por los migrantes centroamericanos para que en ese mismo tenor tenga...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA