El capo y el General (III) - 21 de Diciembre de 2018 - Metro - Guadalajara - Noticias - VLEX 751496037

El capo y el General (III)

 
EXTRACTO GRATUITO

Tercera de seis partes

El 30 de diciembre de 1989 el General Jesús Gutiérrez Rebollo fue nombrado comandante de la Décimo Quinta Zona Militar con sede en Zapopan.

Semanas atrás, cuando ocupaba el mismo cargo, pero en la Novena Zona Militar en Sinaloa, participó en un operativo para detener a jefes policiales en Culiacán, justo cuando fue arrestado Miguel Ángel Félix Gallardo en Guadalajara.

Al poco tiempo de su llegada a tierras jaliscienses, ascendió a comandante de la Quinta Región Militar, la cual se encarga de las acciones del Ejército en Jalisco, Zacatecas, Nayarit, Colima y Aguascalientes.

Una regla no escrita de la milicia establece que los generales sólo duran dos años en esos puestos, pero Gutiérrez Rebollo vio desfilar a dos presidentes de la República: Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo,así como a tres gobernadores jaliscienses: Guillermo Cosío Vidaurri, Carlos Rivera Aceves y Alberto Cárdenas Jiménez.

Como comandante de la Quinta Región, enfrentó diversos desastres naturales como las explosiones del 22 de abril de 1992 o el temblor de octubre de 1995.

También tuvo que hacer frente a hechos relacionados con la violencia como el asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, el 24 de mayo de 1993, así como la explosión de un coche bomba, el 11 de junio de 1994, frente al hotel Camino Real.

Su mando se caracterizó porque no solía aparecer en actos oficiales y aunque amable, era parco cuando le tocaba hablar con la prensa.

José Alfredo Andrade Bojorges, en su obra "Desde Navolato vengo La Historia Secreta del Narco", publicada en 1999 por la Editorial Océano, asegura que Amado Carrillo buscó reunirse con Gutiérrez Rebollo, quien lo había detenido en 1989 en Badiraguato, Sinaloa.

Aunque el biógrafo no autorizado de "El Señor de los Cielos" no le pone una fecha exacta a la reunión entre el capo y el General, aseveró en su obra que el encuentro se dio en un rancho de San Luis Potosí, escogido como territorio neutral.

Ambos, según Andrade Bojorges, tenían temas en común, pues Amado tenía negocios en Cuernavaca, mientras que Gutiérrez Rebollo era originario de Morelos. Carrillo también tenía intereses en Jalisco, en donde estaba el feudo del mando militar.

Estuvieron horas platicando solos, aseguró Andrade Bojorges, y aunque nadie se enteró del contenido de la charla, desde entonces Amado estuvo en contacto permanente con el capitán Horacio Montenegro Ortiz, colaborador del General.

Durante los casi siete años que Gutiérrez...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA