Cuando Celso Piña hizo bailar a "Gabo" - 25 de Agosto de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 809821021

Cuando Celso Piña hizo bailar a "Gabo"

Autor:Roberto Ponce
 
EXTRACTO GRATUITO

A cuatro décadas de la aparición de Cien años de soledad, la gran novela-río de Gabriel García Márquez, El Rebelde del Acordeón Celso Piña dijo a este reportero para el número especial de Proceso #21:

Yo leí Cien años de soledad en 1992, de hecho me enseñé a leer con Gabo, me impactó porque me empezó a entrar el gusto por la lectura y la literatura. Fue tan importante para mí que me marcó como cuando escuché el primer disco de música colombiana, del maestro Ismael Landero, que en paz descanse.

Celso y Gabo se conocieron en Monterrey, tierra del músico.

"García Márquez estuvo por allá y me dedicó su libro Cien años de soledad, ¡lo tengo en tu casa allá de Monterrey pero tuve que comprar otro para no traerlo por todos lados, compadre, es para mí como un tesoro, como un trofeo, vaya!"

Recordó entonces que en las tres veces que García Márquez había "ido por allá, el señor se ha sentido muy a gusto con nuestra música, ya que yo también tuve el honor de grabarle además esa de la 'Crónica de una muerte anunciada' que es otro best-seller del maestro y se la compuso Lisandro Meza, un sabanero de Colombia".

-¿Cómo fue su encuentro?

-En el 2003 me topé a García Márquez en el Museo de Arte Contemporáneo allá en Monterrey, el Marco; de ahí empezó su interés de cómo se debe tocar el acordeón, la caja y la guacharaca. Como yo se lo dije, entonces le impactó lo mío y creo que de seguro pensó: "¡Pero si yo vengo de donde está la crema y nata de la cumbia y del vallenato, y mira qué bueno es este pe-lao de aquí del norte...!"

Había ido mi Gabo al Tecnológico a una plática y a una presentación de su libro, y algunas personas le avisaron a mi representante, pero a los organizadores se les hizo mejor recibirlo en el Marco, con su música y Ronda Bogotá... ¡Y empezó a bailar, fue muy loable porque me llamó la atención que le gustó lo mío, todo su séquito se puso a bailar primero con la 'Cumbia Sampoesana', su preferida, es la madre de todas las cumbias, con 'Ma-condo', y también 'La crónica de una muerte anunciada', todos ritmos de Colombia!

-Muy afortunado primer encuentro.

-¡Igual la segunda vez, unos dos años después! Pero no estuvo mucho tiempo ahí...

Me lo presentó Nina Zambrano, la directora del Marco y le di un abrazo, me dijo que me felicitaba y que siguiera adelante. Me acerqué, me firmó y me dio el libro, nos abrazamos, me dijo que estaba muy bien hecha mi música...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA