Desde el chongo hasta el zapato - Noticias - VLEX 811002833

Desde el chongo hasta el zapato

 
EXTRACTO GRATUITO

Faltaba poco más de un año para que las campanas se lanzaran al vuelo y la revuelta dejara de ser una mera idea, un plan salido de las reuniones secretas que, después de hablar de política, terminaban en alegres saraos; hambrientos de vino y baile pero también de patriotismo. Corría el año de 1809 y era día de reunión. A invitación del teniente don Mariano Michelena, del capitán José María Obeso, del cura Mariano Ruiz de Chávez, del comandante Mariano Quevedo, del licenciado José María Izazaga y del fraile Vicente de Santa María, varios delegados, incluyendo algunos conspiradores de Querétaro y Guanajuato fueron convocados a una junta urgente. Era el 9 de septiembre. Allende y Abasolo no pudieron acudir y no pudieron escuchar otra vez el plan: si España sucumbía ante la invasión napoleónica, México debería de rendir su adhesión a Fernando VII y ser gobernado por un Congreso que desbancara al virrey, tranquilizar los ánimos en la Nueva España y, de paso —pensaban algunos— trabajar por lograr la Independencia.

También se acordó que la revuelta debía estallar el 24 de diciembre.

Dios habrá participado en impedir que en la fecha tan señalada se tomaran las armas y fuera nombrado el Congreso porque solamente tres días antes, el 21 de diciembre de 1809, los conspiradores fueron aprehendidos. Se les formó causa de inmediato y ellos tuvieron tan buenas artes para defenderse que, al final, nada serio resultó en su contra y fueron puestos en libertad. Pero la solapada conjura de Valladolid cambiaría de domicilio, llegarían a Querétaro con grandes ventajas: la protección del corregidor Don Miguel Domínguez y su esposa que, además de cocinar magnífico, concordaba con su marido y no tenía problema en ser perfecta anfitriona de los partidarios al nuevo gobierno que reclutaba su marido.

Con el nombre de María de la Natividad Josefa Ortiz Girón, hace 251 años, es decir, el 8 de septiembre de 1768, vino al mundo aquella que habría de ser heroína de la Independencia y mejor conocida como “la corregidora”. Sus padres se llamaron Juan José Ortiz y Manuela Girón. Muy pequeña los perdió a ambos y quedó bajo la tutela de su hermana mayor con quien fue a vivir a la capital del Virreinato. Allí, realizaría estudios en el Colegio de San Ignacio, hasta abandonarlo para unirse en matrimonio con Miguel Domínguez, abogado oriundo de la ciudad de México, miembro de la Audiencia y oficial mayor del Supremo Gobierno de la Nueva España. Guapo, próspero y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA