El códice más enigmático del orbe y su sinfonía (I) - 12 de Enero de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 756723597

El códice más enigmático del orbe y su sinfonía (I)

Autor:Samuel Máynez Champion
 
EXTRACTO GRATUITO

Es el único manuscrito medieval que no ha logrado descifrarse, y en torno a sus arcanos se acumulan teorías, especulaciones y demás empeños para esclarecer su contenido, su procedencia y la identidad de su autor. Se le conoce como Codex Voynich por el bibliófilo que lo adquirió en Italia; y porvez primera acaba de realizarse un trabajo creativo, basado en la investigación, que eleva sus incógnitas a un plano sonoro.

Es una historiafascinante que debe contarse, tanto por la peregrinación del objeto, su naturaleza intrínseca y la jugosa biografía de su adquiriente, como por los intentos de decodificación surgidos al paso de los siglos. Hay entre éstos el esfuerzo de un estudioso mexicano. Procédase, pues, a la lectura y a la consecuente degustación del contenido audiovisual propuesto.

El predestinado que lo obtuvo a precio de ganga

Nacido en el seno de una familia polaca radicada en la actual Lituania, Wilfrid Voynich (1865-1930) estudió para farmacéutico en Moscú; sin embargo, nunca ejerció. Le interesaba más la política, de modo que se unió a los anarquistas que comandaba Serguei Stepniak (1851 -1895), sendo personaje que quería destronar al Zar.(1) Como los intentos fueron sofocados con cárcel y paredón, Voynich se dirigió a Varsovia para afiliarse al Partido Proletario Polaco, cuyos miembros eran arrestados salvajemente por la dictadura rusa. Wilfrid trató de liberarlos sin éxito, presenciando su ejecución y terminando en la ergástula. De ella escapa, mas volvió a ser capturado y esa vez lo mandaron a Siberia. Sin que se entienda cómo, también logró evadirse, tres años después, de la dura reclusión siberiana, aunque ya con la salud irremediablemente minada. Lo siguiente que se sabe de él es que logró colarse de polizón en un buque carguero alemán con destino a la capital británica. En Londres, enfermo, sin dinero y sin hablar inglés se las arregló para integrarse a la Sociedad de Amigos de la Libertad Rusa, fraternidad donde conoce a Ethel, su futura consorte, y donde convive con revolucionarios rusos exiliados, entre ellos de nuevo Stepniak, quien llevaba años documentando las atrocidades del zarismo. Lamentablemente, Stepniak muere arrollado por un tren y entonces la vocación de Wilfrid se desplaza vertiginosamente de la lucha política hacia el amor por los libros.

En poco tiempo se consolida como comerciante, y su floreciente negocio abre filiales en París, Florencia, Varsovia y Nueva York. Su especialidad era la obtención de libros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA