Comedia política / RIP PRD - 7 de Mayo de 2019 - Metro - Noticias - VLEX 782177137

Comedia política / RIP PRD

 
EXTRACTO GRATUITO

Tengo una tía que es fanática de los velorios. Algo tiene mal en la cabeza, porque le encanta ir a los funerales. Se pone sus mejores ropas (negras, por supuesto) para darse una vuelta al menos una vez al mes por alguna sala de Gayosso o de García López, aunque no conozca al difunto. Aunque ella nunca lo ha dicho, creo que a mi tía le gustan los velorios porque no le gusta la idea de morirse, entonces prefiere que se mueran otros. Es eso o realmente mi tía está loca, lo cual debo haber heredado porque el otro día fui a un velorio y debo confesar que me encantó.

El muertito al que estaban velando se llamaba PRD y apenas acababa de cumplir 31 años, un chamaco, caray. A PRD lo velaron entre sólo dos cirios pascuales, pues no les alcanzó para comprar los cuatro de rigor, ya que sus dirigentes se llevaron hasta el último peso que había en las arcas. De hecho los dos cirios que se utilizaron eran unos que quedaron a medio usar cuando se veló en la sede del partido a Heberto Castillo, allá por mil novecientos ochentaychingo.

Al funeral de PRD no asistió ninguno de sus familiares más cercanos. No estuvieron ni sus papás Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, ni su madrastra Rosario Robles y tampoco su tío consentido Alejandro Encinas. A PRD dicen que lo mató el desamor o, mejor dicho, el despecho de un viejo amor: el de Andrés Manuel López Obrador que decidió irse con una potente Morena.

Al finadito PRD le sobreviven (es un decir) sus dos Chuchos, que no son dos perritos sino Chucho Zambrano y Chucho Ortega, que siguen royendo el hueso negro y amarillo pese a que ya está podrido. Si alguien quiere enviar su pésame a los deudos de PRD, en lugar de mandarles flores mándenles dinero porque los deudos están llenos de deudas. De hecho por eso decidieron matar a su querido PRD: porque...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA