Consejos humanos de todo corazón - 7 de Mayo de 2019 - Metro - Noticias - VLEX 782177037

Consejos humanos de todo corazón

 
EXTRACTO GRATUITO

Con muchas ganas

Tía, quiero saber cómo le hago para bajarme la calentura. No tengo novio y tampoco me gusta andar de puta con cualquiera, pero tengo muchas ganas de coger, muchas. Me masturbo diario y hasta dos o tres veces al día, pero no se me quitan las ganas. ¿Cómo le hago, Tía, ¿es normal que tenga tantas ganas? Yo lo único que sé es que me urge un pene y si está grandote, mejor.

Wanda, 22 años

Querida Wanda, más que deseo saludable, suenas a una mujer obsesionada, y las obsesiones no son nada saludables, así que te sugiero que acudas a terapia para que puedas identificar a qué se debe que no logres obtener satisfacción sexual aunque te masturbes diario tres veces al día. Supongo que no estudias ni trabajas y te la pasas sólo dándote "placer", lo pongo entre comillas porque no parece que disfrutes. Te sugiero que acudas a un experto de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual. El teléfono para que hagas una cita es el 5573-3460.

Da dinero y no amor

Leo tu periódico desde que empezó a salir. Compro tu periódico por ti, por tu nota, das muy buenos consejos. Eres una persona que admiro mucho. Tía, fíjate que tengo un problema grande con una hija. Ya se fue tres veces de la casa. Yo hice mucho por ella de niños. Yo fui muy materialista. Siempre daba lo mejor porque yo fui de una pobreza paupérrima. No conocí a mi padre, mi madre nos sacó adelante, somos cinco hijos diferentes. Tengo problemas con mi esposa, vivo con ella, pero hace unos 22 años que nuestras relaciones son muy pocas veces porque ella es muy inestable en su manera de pensar. Pero creo que tengo mucha culpa en esto porque no supe dirigir a mis hijos. Era muy materialista. Siempre me dediqué a trabajar, a llevar dinero a mi casa, tener esto, tener lo otro. Siempre me gustó trabajar. Empecé a trabajar desde los 7 años. Siempre mi vida ha sido trabajo. Tengo 70 años y dependo de mí mismo, no dependo de nadie. Tengo mis hijos ya grandes, unos ya con sus problemas, sus esposas. Quiero muchos a mis hijos, Dios sabe que los quiero mucho. Siento que yo soy el culpable por no saber educarlos. Les di lo que yo no tuve, siempre quise hacer de mis hijos lo mejor, si yo tuviera más dinero, mi bendito oficio que tengo, estoy agradecido de Dios, de mi trabajo porque siempre he trabajado y he tenido materialmente lo que yo he querido.

Ángel, joyero, 70 años

Querido Ángel, gracias por leerme y por admirarme, aprecio muchísimo que me lo digas. Te recomiendo que dejes de vivir con culpa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA