Control y comida - Noticias - VLEX 837093553

Control y comida

 
EXTRACTO GRATUITO

Nuestra relación individual y social hacia la comida está invariablemente marcada por el control: desde el autocontrol hasta el control social, la comida está indiscutiblemente ligada a nociones opuestas de exceso y carencia, de desenfreno y frugalidad, de disciplina e indisciplina. En algunas ocasiones, estas relaciones resultan problemáticas.

Con la llegada del Año Nuevo, existen propósitos relacionados a querer mejorar la alimentación. El deseo de mejorar en los seres humanos es un gran primer paso de estar en el camino hacia lograrlo. Sin embargo, el camino hacia lo que se considera “mejor” puede ser agreste y lleno de obstáculos. Con la voluntad de mejorar, muchas personas se imponen metas de seguir equis dieta de moda para perder equis número de kilos que, para algunas personas, constituyen los indicadores “objetivos” de la mejoría de la alimentación. El asunto está en que, en muchas ocasiones, el estado mental con el que se emprende un régimen alimenticio no es el que garantiza un mejoramiento permanente de los hábitos.

Entre las situaciones que se reportan, en la literatura científica acerca de las características de la conducta alimentaria de las personas que han decidido llevar una dieta para perder peso, están episodios de obsesión con la comida. Como una dieta generalmente involucra una planeación activa acerca de lo que se va a comer durante un día o una semana, las personas pasan por pensamientos obsesivos recurrentes sobre lo que van a comer, en el mejor de los casos.

En otras situaciones, se desarrollan obsesiones de ciertos alimentos sobre los que se crean nuevos imaginarios acerca de sus propiedades. Por ejemplo, si una semana la persona baja mucho de peso y esa semana comió piña, y a la semana siguiente, la misma persona comió manzana y no bajó nada de peso, empiezan a atribuirle cualidades mágicas a la piña. Y lo mismo pasa con alimentos a los que se les atribuye ganancia de peso. En la realidad, las pérdidas y ganancias obedecen a una serie de factores complejos que algunas veces resultan subjetivos, como la emocionalidad, el estrés y otras situaciones que son más difíciles de medir.

Además, el seguimiento de las dietas puede causar pensamientos rumiantes sobre los logros o los fracasos, incluso en algunas ocasiones aislar a las personas socialmente, puesto que prefieren no asistir a compromisos sociales donde haya comida de por medio para no tener tentaciones que arruinen su dieta. Todas estas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA