Crean estrategias hídricas - 26 de Septiembre de 2016 - Metro - Noticias - VLEX 649714613

Crean estrategias hídricas

 
EXTRACTO GRATUITO

La solución a los problemas de escasez, inundaciones y calidad del agua en la Ciudad de México radica en devolver la vocación hídrica original a cada Delegación, a través de retrasar, retener, almacenar, reutilizar y drenar la lluvia.

Esa fue la conclusión a la que llegó la Autoridad del Espacio Público (AEP) del Gobierno local a través del estudio "Hacia una Ciudad de México sensible al agua", realizado en conjunto con consultores de los Países Bajos con financiamiento del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

El resultado del análisis es un manual de uso del agua de lluvia que podría ser utilizado por el Gobierno de la Ciudad y las Delegaciones para llevar a cabo intervenciones en cada demarcación de acuerdo con su tipo de suelo, aseguró Roberto Remes, titular de la AEP.

En 200 páginas se exponen las condiciones de suelo de la capital y cinco estrategias para devolverle su vocación hídrica: retrasar, retener, almacenar, reutilizar y drenar el agua de lluvia, según sea el caso.

"¿Qué es lo que queremos? Queremos ir construyendo un vínculo con el agua mucho más sólido, y que este documento sea la guía de ir haciendo cosas con el agua de acuerdo con su tipo de suelo de la Ciudad de México.

"Lo que tienes ahora es una sobreexplotación del drenaje, lo que se trata es de no forzar una filtración cuando no tienes las condiciones de uso de suelo para ello. En el estudio queda muy claro qué podemos hacer en cada uno de ellos", señaló Remes.

Florian Boer, fundador y diseñador del despacho holandés De Urbanisten -el cual realizó el estudio-, aseguró que es la primera ocasión que realizan un análisis completo de las condiciones del agua en una metrópolis.

"Nos invitaron inicialmente para replicar una plaza de agua (la de Rotterdam, en los Países Bajos) con la AEP, sin embargo, no era así de fácil, teníamos que estudiar las condiciones a las que nos íbamos a enfrentar.

"Actualmente el agua de lluvia que cae en la Ciudad es drenada y llevada fuera del área urbana, de manera que no puedes recargar el acuífero y éste se compacta, cuando podrías garantizarle un suministro constante", indicó Boer.

La Ciudad de México ha sufrido un proceso de hundimiento vertical del suelo, conocido como subsidencia, de 8 metros en los últimos 70 años, producto de la descarga del acuífero que alimenta el suelo semipermeable que formaba parte del Lago de Texcoco.

El estudio "Hacia una Ciudad de México sensible al agua" surgió a partir de talleres realizados por los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA