Cuatro capítulos de una tragicomedia inconclusa - 11 de Octubre de 2020 - Proceso - Noticias - VLEX 850280353

Cuatro capítulos de una tragicomedia inconclusa

Autor:Rafael Hernández Estrada
 
EXTRACTO GRATUITO

Primero la emprendió por la vía de un decreto presidencial y luego mediante sucesivos intentos de reforma legal llevados a cabo por dóciles legisladores.

Como ya es costumbre, el gobierno morenista cubrió de frases grandilocuentes lo que no es otra cosa que un tongo mezclado con la búsqueda desesperada de dinero por parte del Ejecutivo, que pretende rellenar el boquete de los ingresos gubernamentales que produjeron la crisis económica y la emergencia sanitaria.

Según la legislación, los fideicomisos públicos son instrumentos jurídicos creados por la administración pública para fomentar el desarrollo económico y social a través de la administración de los recursos del erario mediante una institución fiduciaria. Esta figura posibilita que los recursos públicos depositados en ellos puedan ser aplicados más allá del ejercicio fiscal en el que fueron generados, convirtiéndose en un ahorro para gastos futuros, y también puedan confluir con recursos autogenerados por las dependencias, con los aportados por los estados y los municipios, así como con otros de origen privado.

Contrario a lo afirmado por el presidente López Obrador y los diputados federales de Morena, los fideicomisos públicos están regulados por las leyes presupuestarias y de hacienda, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y la Ley Federal de Entidades Paraestatales. En no pocos casos los fideicomisos están regulados también por leyes particulares. Es el caso del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), que está normado por la Ley General de Protección Civil.

Al 31 de diciembre de 2019 existían 357 fideicomisos públicos federales o mixtos, según información oficial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. De éstos, 18 son entidades paraestatales. Los otros 339 son llamados "fideicomisos sin estructura orgánica", pese a que muchos de ellos cuentan con administradores y hasta consejos de administración.

Al cierre del ejercicio 2019, los 339 fideicomisos sin estructura orgánica contaban con fondos disponibles por 740 mil millones de pesos, equivalentes a 3% del PIB y a la décima parte de todo el presupuesto federal. Una vez que se profundizó la crisis económica y se declaró la emergencia sanitaria en 2020, la cuantía de los recursos ahí depositados despertó el apetito de un gobierno acuciado por la caída de los ingresos petroleros y de la recaudación de impuestos.

Es por ello que, en el que es el primer capítulo de este tongo, el 2 de abril de 2020 se publicó en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA