Empantanado, el proyecto del gobierno y el Episcopado para pacificar el país - 11 de Mayo de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 783529709

Empantanado, el proyecto del gobierno y el Episcopado para pacificar el país

Autor:Rodrigo Vera
 
EXTRACTO GRATUITO

LAGO DE GUADALUPE, EDOMEX.- Ante el "recrudecimiento" de la violencia en los primeros meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pide con urgencia implementar el plan de pacificación que acordó la Iglesia con el gobierno federal, pero el cual hasta la fecha sigue sin definirse.

Siendo todavía candidato electo, López Obrador fue quien pidió el apoyo eclesiástico para pacificar el país. Y el Episcopado no sólo aceptó, sino que desde septiembre pasado elaboró su proyecto de colaboración para la construcción de la paz, poniendo a disposición su personal y su infraestructura para alcanzar ese objetivo.

El arzobispo Carlos Garfias, vicepresidente de la CEM y encargado de coordinar los esfuerzos de los obispos mexicanos para apoyar al gobierno federal, comenta preocupado:

"La violencia sigue muy presente, muy viva. Las estadísticas muestran que se ha recrudecido. Ante esta realidad de violencia, hoy se hace más urgente implementar el proyecto de pacificación y reconciliación que tenemos acordado con el gobierno federal."

Monseñor Alfonso Miranda, secretario general de la CEM, lo secunda: "Todos necesitamos participar. Nadie, por sí solo, podrá resolver el problema de la violencia en el país. Y por lo que respecta a la Iglesia, nosotros seguimos en la mejor disposición de colaborar".

Sin embargo, a ocho meses de que el Episcopado presentó su proyecto de colaboración, ambos prelados indican que "con el gobierno todavía estamos en una etapa de acercamiento, planteamiento y búsqueda de mayor diálogo".

Garfias abunda: "Aún no definimos cuál será la ruta de colaboración. Antes que nada, nosotros necesitamos dialogar con una instancia de interlocución directa, pero también determinar con mucha claridad de qué forma aportaremos nuestros proyectos. Todo eso está por definirse".

Esta indefinición se debe en gran parte al gobierno federal. En un principio, siendo presidente electo, López Obrador designó a Loretta Ortiz como responsable del proceso de pacificación e interlocutora con la Iglesia. Ortiz consiguió el apoyo de la CEM, de la Compañía de Jesús y de la propia Santa Sede, todas con amplia experiencia en procesos de paz. Incluso Ortiz llegó a invitar al Papa Francisco a México para que diera un mensaje de aliento.

En una entrevista con este semanario, en octubre del año pasado, Loretta Ortiz adelantaba entusiasmada que tendría una oficina en la Secretaría de Seguridad, a través de la cual coordinaría los esfuerzos del gobierno y de la Iglesia.

Aseguraba entonces: "Mi unidad se llamará Seguridad Humana y Procesos de Paz. Será el centro coordinador para la pacificación del país y dependerá de la nueva Secretaría de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA