Hay "enojo y decepción" en el Ejército, advierte el general Sergio Aponte - 3 de Noviembre de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 821697781

Hay "enojo y decepción" en el Ejército, advierte el general Sergio Aponte

Autor:José Raúl Linares
 
EXTRACTO GRATUITO

Después del operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán López, en las entrañas de las Fuerzas Armadas germinan la "molestia" y la "decepción" contra la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La orden de liberar al hijo de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, la carga política del Ejército en el fracaso de la detención y la reacción contra las críticas a la estrategia atizan silenciosamente el bajo estado de ánimo entre la tropa y oficiales.

Así lo expone el general de división en retiro Sergio Aponte Polito, quien durante tres décadas encabezó operaciones antinarcotráfico en Sonora, Chiapas, Quintana Roo y Sinaloa. De hecho, realizó operaciones de este tipo en Culiacán, ciudad en la que ocurrió el desastroso operativo contra Ovidio Guzmán.

Aponte Polito se encuentra en retiro, pero dice estar cerca de la tropa y sostiene que aún pertenece al Ejército.

En entrevista con Proceso asegura que para muchos militares "constituye un fracaso" el hecho de que en la operación realizada en Culiacán se haya detenido a un presunto narcotraficante de importancia y después se haya ordenado su liberación. "Causó más agravio y enojo por los muertos y heridos que resultaron de este en-frentamiento. Un militar fue masacrado y otro perdió una pierna por un disparo de fusil Barrett calibre .50".

Aponte conoce dos de las cunas del narcotráfico en México: Tijuana y Culiacán. Entre 2005 y 2008, como comandante, pronunció discursos que lo enfrentaron con los gobernadores de Sinaloa y Baja California porque denunció la corrupción de los mandos policiacos con los grupos de la delincuencia organizada.

En 2005, cuando dirigía la IX Zona Militar de Culiacán, reprendió al entonces gobernador Jesús Aguilar Padilla por haber dicho que los elevados índices delictivos eran "normales".

En 2008, tras ser nombrado comandante de la II Región Militar con sede en Tijuana, acusó a José Guadalupe Osuna Millán de no haber depurado las corporaciones corruptas y bajo el control del Cártel de los Arellano Félix.

Poco después recibió presiones para apurar su retiro. Hoy sus preocupaciones continúan siendo los mismas: los mandos civiles.

"Soy un militar que ama profundamente a México y a quien le duele la situación de inseguridad, el deterioro de la economía nacional y la salud del pueblo mexicano. Pero también estoy preocupado por el dominio del Poder Ejecutivo sobre los otros dos poderes, Legislativo y Judicial, así como en más de la mitad de los gobiernos de los estados de la República mexicana, lo cual constituye un peligro para la democracia", dice en referencia al gobierno de López Obrador.

El 19 de julio último, Aponte publicó una carta en la que advirtió que el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA