Entregas en caliente / Un pequeño olvido - 9 de Octubre de 2019 - Metro - Guadalajara - Noticias - VLEX 817067889

Entregas en caliente / Un pequeño olvido

 
EXTRACTO GRATUITO

Georges Machado no se acuerda de su propio nombre. Delante de él, se bambolea el cuerpo de Rebeca, sus cabellos rojos se le meten a la boca, sus nalgas húmedas reciben su miembro extasiado en una intensa sesión de sexo anal. Detrás de él, Natasha le frota sus rubios pezones en la espalda mientras le acaricia las bolas y ella misma se da placer frotándose el clítoris.

Estar en medio de dos diosas del sexo tiene el efecto deseado. En su interior, Machado sabe que nada puede sustituir al sexo real, piel contra piel, y que los efectos nocivos del Orgasm 4000 pueden ser nefastos a largo plazo. ¿Cómo podría sobrevivir la humanidad a una vida sin tactos, sin chupadas, sin dedos, sin orificios? ¿En qué nos convertiríamos si sólo tuviéramos que conectarnos a un aparato que nos provoca placer?

-Ahora lo entiendo -dice Machado, acostado en el suelo, exhausto y feliz.

-El problema de la gente -dice Rebeca, con tono de maestra de escuela- es que no sabe follar bien, no podemos seguir siendo una sociedad de eyaculadores precoces.

-Ya no venderé en Orgasm 4000 -concede Machado- ahora venderé mi propio libro de consejos sexuales, que ya incluye mis servicios: una hora de follada extasiante.

-Será un gran negocio, Machado -concede Natasha, pero entonces se queda mirando al vacío, como perdida.

-Natasha, ¿estás bien? -pregunta Rebeca, mientras se viste.

-¡Ricky! ¿En dónde está Ricky?

-Pues estaba aquí... -dice Rebeca, de pronto confundida también. ¿Cuándo fue la última vez que lo vieron? ¿Antes de entrar en la Casa Blanca, después de adueñarse de los accionistas de Orgasm 4000 Ltd? ¿En el juicio de Paco Jones?

-Hemos estado tan ocupadas que nos olvidamos de él -dice Natasha y se deja caer en el sillón, desolada- Tenemos que encontrarlo.

-Primero tenemos que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA