Frontera caliente - 6 de Octubre de 2012 - Proceso - Noticias - VLEX 401606353

Frontera caliente

Autor:J. Jesús Esquivel
 
EXTRACTO GRATUITO

BISBEE, ARIZONA.- El asesinato de Nick Ivie, agente de la Patrulla Fronteriza (PF), exhibe el alto nivel de desconfianza que per-mea la relación México-Estados Unidos y vuelve a poner a la luz el hecho de que la frontera entre Sonora y Arizona es el corredor más importante para el trasiego de drogas.

El martes 2 Ivie fue asesinado cerca de este pueblo, a unos 8 kilómetros de la frontera. Inmediatamente y sin tener pruebas el gobierno estadunidense señaló como posibles responsables a ciudadanos mexicanos. Sin embargo el viernes 5 el Buró Federal de Investigaciones (FBI) rectificó la versión: Ivie fue asesinado por uno de sus compañeros.

"No hay nada claro. No sabemos qué pasó y nadie está diciendo algo muy importante: sólo que el gobierno de Estados Unidos tiene a tres personas detenidas por su posible participación en el asesinato", dice al corresponsal un funcionario estadunidense, quien por temor a represalias pidió que se le identificara como "autoridad local del corredor Douglas-Naco".

Otros funcionarios dieron a Proceso la versión oficial con la que el FBI determinó que Ivie no fue víctima de mexicanos sino de las balas de sus compañeros.

La madrugada del martes 2 Ivie y dos de sus compañeros asignados a la estación Brian Terry de la PF en Naco, Arizo-na, fueron enviados a revisar un sensor -capaz de detectar hasta las vibraciones de las pisadas- unos 12 kilómetros al este de Bisbee, en la zona más transitada por los traficantes de droga. El aparato se había apagado.

Cuando Ivie llegó al lugar donde estaba el sensor, comenzaron los disparos.

La fuente explica a Proceso que la investigación del FBI sostiene que cuando Ivie llegó al lugar donde estaba el sensor, fue encañonado por dos individuos y que a unos 20 metros había otras personas armadas con riñes AK-47 y AR-15.

Cuando los hombres que tenían encañonado a Ivie se dieron cuenta de que había más agentes comenzó un forcejeo. Con el afán de liberar a su compañero, otro de los integrantes de la PF -cuyo nombre no se ha revelado- disparó y fue él quien mató a Ivie. Al caer éste, sus captores huyeron, sin disparar, y se internaron en México.

Entre el caos y la desesperación -y con la intención de ocultar la verdad- el agente que mató a Ivie se disparó en una pierna y una nalga, según las fuentes que proporcionaron la versión, para hacer creer que la PF había sido atacada por quienes presuntamente desactivaron el sensor.

Antes de que el FBI aclarara que Ivie fue asesinado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA