"Gates": permiso para secuestrar - 31 de Enero de 2015 - Proceso - Noticias - VLEX 556098555

"Gates": permiso para secuestrar

Autor:Jorge Carrasco Araizaga
 
EXTRACTO GRATUITO

La madrugada del 10 de julio de 2013 Víctor Manuel Guajardo Ri-vas y su mujer, Midiam Iriceda Valdez Cantú, escucharon ladrar con insistencia a sus perros. Se levantaron para ver qué pasaba. Sus niños, de cuatro años, también se despertaron. Afuera de la casa, en la colonia Los Montes de Piedras Negras, Coahuila, se empezaron a escuchar gritos: "¡Abran!, ¡abran la puerta o disparamos!"

Ella abrió y de inmediato entraron unos 10 hombres, uniformados con pantalón y camisa negros. Todos con armas largas y chalecos antibalas que decían en letras mayúsculas GATE, siglas del Grupo de Armas y Tácticas Especiales, cuerpo policial del gobierno de Coahuila. En el comando había dos hombres vestidos de civil, con pantalón de mezclilla y playera, pero con el mismo chaleco del GATE.

Antes de entrar a la casa volaron el candado del barandal y rompieron el mosquitero de la puerta principal. Eso provocó los ladridos de los perros.

Apenas irrumpieron en el inmueble fueron directamente hacia donde estaba Víctor Manuel, quien junto con su cónyuge se dedica al comercio informal. Lo llevaron al patio trasero y empezaron a golpearlo, ordenándole que les dijera dónde estaban la droga y el dinero. A ella también la interrogaron con la misma exigencia; les respondió que no tenían nada de eso, que dejaran en paz a su marido.

La encerraron junto a sus hijos en una recámara. Desde ahí veían cómo golpeaban a Víctor Manuel. En la recámara se quedó un policía con ellos. Como la habitación no tenía cortinas, los agentes volteaban a Víctor Manuel para que lo viera su familia. El resto del grupo armado hurgó por toda la casa.

El suplicio duró unos 20 minutos. Poco antes de las cuatro de la mañana se lo llevaron. Le advirtieron a Midiam que si denunciaba lo ocurrido iban a matar a Víctor Manuel, a ella y a sus dos hijos, un niño y una niña.

Un policía regresó y le preguntó si Víctor Manuel tenía alguna enfermedad. Ella les respondió que padece asma, hipertensión arterial y diabetes. Le pidieron el medicamento, pero al ver que no era suficiente le dijo: "Nosotros le queremos entregar vivo a su esposo, señora. Aver si aguanta".

Se llevaron también una computadora portátil, cuatro celulares y dos cadenas de oro de 10 kilates que sacaron de la bolsa de la mujer. Se fueron en varios vehículos, entre ellos una pick up negra y una camioneta gris de doble cabina.

Nunca presentaron una orden de aprehensión o de cateo. Así quedó constancia en la denuncia que Midiam y su suegra, María Hortensia Rivas Rodríguez, levantaron ante la delegación norte de la Procuraduría General de Justicia del estado, en Piedras Negras, a las 17:40 de ese 10 de julio de 2013. Desde entonces, lo siguen buscando.

La última vez que lo vieron fue poco antes de presentar su denuncia. Ambas mujeres y otro familiar fueron a buscarlo al GATE en Piedras Negras, en un cuartel improvisado en lo que fueron los terrenos de la feria de la ciudad.

Se percataron de la llegada de tres camionetas. En la caja de una de ellas iba Víctor Manuel. Fue fácil reconocer a ese hombre de 37 años por su complexión: 1.80 metros y 135 kilos. Por eso le apodan El Caballo. Los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA