El gran fracaso - 13 de Octubre de 2012 - Proceso - Noticias - VLEX 403415253

El gran fracaso

Autor:Rubén Aguilar y Jorge Castañeda
 
EXTRACTO GRATUITO

Hace cuatro años escribimos El narco: La guerra fallida (2009). En él mostramos, a partir de los datos ofrecidos por el gobierno y los organismos internacionales, que los argumentos utilizados por el presidente Felipe Calderón para justificar la guerra en contra del narcotráfico no se sostenían. Planteamos que la razón fundamental para iniciar su cruzada fue política; se propuso lograr la legitimación, supuestamente perdida en las urnas y los plantones, a través de las batallas en las calles y las carreteras.

Este nuevo texto analiza el saldo de la guerra de estos seis años y propone los caminos para enfrentar, en el marco de una estrategia distinta, el problema del narcotráfico. Se presenta también una revisión y puesta al día (hasta agosto de 2012) de las cifras y estadísticas relacionadas con el consumo de las drogas, el incremento de la violencia, los asesinatos, la violación de los derechos humanos y la percepción de la ciudadanía sobre la estrategia implementada por el gobierno.

El presidente Calderón decretó la guerra al narcotráfico a través de una cadena nacional de televisión el 11 de diciembre de 2006, tan sólo 11 días después de asumir el cargo. Su estrategia contradecía la tendencia mundial que propone abandonar el enfoque punitivo y prohibicionista para enfocar el problema desde el ámbito de la salud pública. Hoy, seis años después, cada vez son más los políticos y especialistas que piensan que la estrategia de la guerra es un fracaso, que no se puede ganar y los costos de librarla son descomunales. Debió ser evidente para el presidente y sus colaboradores que los países consumidores, de manera particular nuestro vecino del norte, no se han planteado la necesidad de una guerra como la que él propuso, y no están dispuestos, bajo ningún precio, a emprenderla. Son conscientes de que los costos y daños de la misma son muy superiores a sus posibles beneficios. A pesar de ello, y de que en México el consumo de drogas era muy bajo, de que se vivía la menor violencia de la historia del país y la menor penetración del narco en las instituciones del gobierno, Calderón optó, sin necesidad y fundamento, por la guerra y anunció que de esta forma lograría terminar con los cárteles, la violencia y el consumo de las drogas.

Al concluir su sexenio, no ha ocurrido nada de lo prometido; los problemas permanecen tal cual o se agravan, y surgen otros de carácter colateral, incluso mayores que los que se pretendía resolver. Como lo anunciamos en El narco: la guerra fallida, la guerra resultó un fracaso. (...)

(...)

Cuando Calderón asumió la presidencia, las estadísticas nacionales e internacionales señalaban que el país vivía la menor violencia de su historia (sólo ocho homicidios por 100 mil habitantes); después de la guerra, este nivel se incrementó. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en 2007 hubo 8 mil 867 homicidios y, en 2011, 27 mil 199. Así, el número de homicidios dolosos por 100 mil habitantes pasó de 8.5 en 2007 a 24 en 2011, creció más de tres veces. La media mundial...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA