Guillermo Tovar de Teresa y el porvenir del pasado - 16 de Noviembre de 2013 - Proceso - Noticias - VLEX 477961939

Guillermo Tovar de Teresa y el porvenir del pasado

 
EXTRACTO GRATUITO

Pegaso y "Tambor": Historia de dos caballos

Tan grande arquitecto como escultor, Manuel Tolsá representó como el César Augusto del ya inexistente Sacro Imperio Romano a un rey lamentable, sólo superado en pobrediablismo por su grotesco hijo Fernando VIL El monumento se convirtió sin querer en la alabanza del caballo, no cualquier equino sino el célebre Tambor, ejemplo magno de los corceles que se daban en el Bajío, específicamente en Guanajuato. Tambor es un charger, un caballo de guerra, término que en español se traduce como "bridón". Nuestra ignorancia muchas veces nos lleva, al cantar el Himno Nacional, a convertir "bridón" en bribón. Del mismo modo transformamos en "centros" los antros. Francisco González Bo-canegra escribió: "Y retiemble en sus antros la Tierra", palabra que cambió varias, veces de significado y originalmente quería decir "caverna subterránea."

La sangre de Medusa y el vuelo de Pegaso

En su mejor ensayo literario, Tovar de Teresa vio en el Pegaso el emblema de la Nueva España, recién formada entidad histórica nacida de la tierra que fecundó la sangre de Medusa (Coatlicue), a quien decapitó el acero de Perseo (Cortés y sus soldados). Por eso una fuente que corona Pegaso está en el centro del antiguo palacio de los virreyes. El gran geógrafo Enrico Martínez situó en la constelación de Pega-so la correspondencia de la Nueva España con el mundo de las estrellas.

El hambre y los desastres naturales provocaron la rebelión de 1624 que concluyó con la caída del virrey y la casi destrucción del palacio. Al llegar al gobierno el marqués de Serralvo restauró el edificio e instaló el Pegaso, símbolo de una identidad común (india, criolla y mestiza) y referencia a la constelación que domina el país.

Carlos de Sigüenza y Góngora encontró en el Pegaso un signo para exaltar su mexicanidad y su propia vocación científica. Sor Juana compartió con De Sigüenza el sentimiento criollo y la devoción por Pegaso. Apartir del siglo XVIII la astronomía y la física desterraron el hermetismo, es decir la visión mágica del universo derivada de la alquimia, la astrología y otras ciencias ocultas que la Nueva España del siglo anterior había vivido intensamente.

Entonces Pegaso fue sustituido por un corcel de guerra al que montaba un rey tonto y débil; sin embargo, la popularidad de El Caballito sugiere la persistencia de esta imagen en la memoria colectiva. Pegaso -El Caballito- fue símbolo de nuestra nacionalidad en los últimos siglos de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA