Un hacedor de libros que nunca perdió la esperanza - 1 de Noviembre de 2020 - Proceso - Noticias - VLEX 851346739

Un hacedor de libros que nunca perdió la esperanza

 
EXTRACTO GRATUITO

Nacido el 15 de agosto de 1953 en la Ciudad de México, fue ante todo un hombre de libros, y su larga y destacada carrera editorial -que comenzó hacia 1979 como corrector de estilo, traductor y editor externo para el Fondo de Cultura Económica, Conacyt, El Colegio de México y la UAM-, la desempeñó en algunas de las más importantes editoriales privadas del país.

Hacedor de libros, poeta (Saga del veedor y otros poemas, Siglo XXI, 2011) no compartía la idea del fin de los impresos por la llegada del mundo digital. Al respecto escribió en La Jornada semanal el pasado 25 de octubre, el artículo "Los libros hoy: vocación editorial y persistencia", donde hablaba de la resiliencia de la letra escrita en tiempos de internet y de covid.

"Afortunadamente, las profecías de la desaparición del libro en papel nunca se cumplieron y en la actualidad ambos formatos se complementan, es más, siguen siendo bastante más importantes las ventas en papel, que las electrónicas. Hace muchos años, durante mi primera visita a la Feria Internacional del Libro de Frankfurt, los alemanes habían montado una gran exposición dedicada a las nuevas tecnologías. Sorprendentes todas, pero prácticamente no recuerdo más allá de un par.

"En efecto, la pandemia del covid-19 ha sido nefasta, pero no es el fin de todo; si nuestro mundo se recuperó de la Primera y de la Segunda guerras mundiales, con los millones de muertos que acarrearon; si sobrevivió a las pandemias de la gripe española, el sida, el ébola y tantas otras; si persiste combatiendo el etnocidio judeosionista contra el indomable pueblo palestino y si es capaz de enfrentarse a los gobiernos fascistas y asesinos de Trump, Boris Johnson, Bolso-naro, Lukashenko, entonces siempre habrá esperanza.

"Además, los libros siempre seguirán estando, como han estado desde el origen de los tiempos, en forma de leyendas, tradiciones, papiros, la biblioteca de Alejandría, el calendario azteca, las estelas mayas, los códices prehispánicos; y los incunables y los libros miniados y los libros de horas y los libros y los libros y los libros..."

Juan Guillermo se licenció en Letras Francesas por la UNAM de 1974 a 1978, y aspiró al doctorado en Letras Inglesas, si bien estuvo también en el Conservatorio Nacional de Música, impartió clases de literatura mexicana y universal, y cultivó la poesía, recogida en algunas antologías como la de Gabriel Zaid, Asamblea de poetas jóvenes de México, en Siglo XXI Editores, 1980, y ahí mismo en 2011 publicó...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA