"Hay un lobo que se come al sol todos los inviernos" - 22 de Septiembre de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 812848505

"Hay un lobo que se come al sol todos los inviernos"

Autor:Estela Leñero Franco
 
EXTRACTO GRATUITO

Hay un lobo que se come al sol todos los inviernos es un thriller psicológico de Gibrán Pórtela que hurga en la complejidad de los sentimientos y los comportamientos desde la infancia, hasta el momento en que Leo está en la cárcel esperando sentencia. Los tiempos se entrecruzan y, como sucede con los pensamientos, saltan intempestivamente recuerdos, situaciones y hechos que van y vienen. Se pasa de momentos familiares felices a las carencias más insoportables; de la complicidad entre hermanos hasta la oscuridad que eclipsa la vida de los padres. Es un crudo invierno permanente que se ha instalado en cada pliegue de la piel que, ni con el olvido, la locura o el silencio pueden borrarse.

La realidad y la ficción se mezclan, y al mismo tiempo que observamos a Morton, el policía que increpa al joven con ese odio que se le tiene a los asesinos, escuchamos cómo los ojos de un hombre se confunden con los del lobo que acechan temerariamente al chico. El terror rompe la lógica de la realidad y se instala en el imaginario del miedo que agranda la experiencia.

La dirección de Christian Magaloni maneja asertivamente los contrastes espaciales para dar diferentes texturas. En el prosenio suceden los diálogos, con luz fría y dos muros transparentes que dividen y muestran, en un segundo plano, a los personajes deambulando y contándonos otra historia sin palabras. En el diseño escénico de Miguel Moreno e iluminación las puertas de plástico comunican los dos espacios, creando un tercer espacio intermedio donde el humo se expande al salir. La música original de Natalia Pérez Turner refuerza las atmósferas con sonidos y acordes melódicos y disonantes que realiza en vivo.

Las actuaciones están en su punto, y cada actor y actriz crean a su personaje desde la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA