El Año de México en Francia: las pérdidas - 19 de Febrero de 2011 - Proceso - Noticias - VLEX 308066625

El Año de México en Francia: las pérdidas

Autor:Anne Marie Mergier
 
EXTRACTO GRATUITO

París.- Inaugurado oficialmente el jueves 3, con amplias sonrisas y declaraciones recíprocas de amistad en el Museo de Orsay, el Año de México en Francia se está convirtiendo en un enredo político y diplomático inextricable.

En 2009 Nicolas Sarkozy propuso a Felipe Calderón que durante todo 2011 se celebrara a México en Francia. El caso de Florence Cassez –declarada culpable y encarcelada en México– ya hacía algo de ruido pero no afectaba las relaciones culturales, económicas, académicas, comerciales y turísticas entre ambos países.

Prueba de ello es el entusiasmo que generó entre los franceses la presencia de México en el Salón del Libro de París, en marzo de aquel año.

Según Miguel Alemán Velasco, titular del consejo del Grupo Interjet, y Jean Paul Herteman, presidente del Directorio del Grupo Safran –y también presidentes del Año de México en Francia– la idea de organizar este acontecimiento viene desde 2007.

En la carpeta de prensa del evento ambos recalcan:

“En junio de 2007, bajo el impulso de los jefes de Estado francés y mexicano, fue creado el Grupo de Alto Nivel constituido por 17 presidentes de empresas de las dos naciones. Los trabajos de ese grupo han sido un verdadero éxito.”

Alemán y Herteman afirman que ese éxito, que se concretó en la organización de ocho proyectos económicos y académicos binacionales, llevó a Sarkozy y Calderón a pedirles que copresidieran el Comité Organizador del Año de México en Francia en 2011.

Interjet y Safran encabezaron el grupo de patrocinadores privados al que se sumaron, entre otros, Cemex, Fundación Televisa, Aeroméxico asociado con Air France y, del lado francés, la aseguradora Axa, Lafarge –uno de los líderes mundiales en fabricación de materiales de construcción–, Mazars –compañía de asesoría a empresas y de auditoría–, Schneider Electric y Eurocopter.

El Grupo Safran se instaló en México hace 20 años. Tiene plantas en Reynosa (donde fabrica conectores y motores eléctricos), Chihuahua (cableado aeronáutico) y Querétaro (donde repara y da mantenimiento a trenes de aterrizaje y motores de las compañías aéreas de todo el continente americano).

Safran se presenta como un socio importante de México en el campo aeronáutico: la exhibición de un Airbus de Interjet debía ser una de las atracciones del Salón Aeronáutico de Le Bourget, en las afueras de París. Esa nave, de concepción franco-mexicana, tiene un motor construido por Safran y sólo usa biocarburante elaborado en México.

Catherine Malek, encargada de comunicación de Safran, dice a Proceso que el grupo tiene presencia también en el campo de la seguridad: es líder mundial en biometría a base de huellas digitales. Está en estrecho contacto con los gobiernos federal y estatales de México, con las policías y con el Instituto Federal Electoral, a los que proporciona sistemas biométricos que facilitan el control de los documentos de identidad o los padrones electorales.

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA