Mitikah, un gigante que impone su ley en la Ciudad de México - 25 de Agosto de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 809604077

Mitikah, un gigante que impone su ley en la Ciudad de México

Autor:Jorge Carrasco Araizaga y Juan Carlos Cruz Vargas
 
EXTRACTO GRATUITO

Los vecinos del barrio de Xoco ignoran contra quiénes se enfrentan desde hace una década. Sólo saben que un gigante se está asentando en lo que fue un pequeño pueblo originario, en el sur de la Ciudad de México.

En 2009, cuando decenas de camiones pesados empezaron a circular por las estrechas calles de la colonia, los habitantes del lugar iniciaron una pelea para la que no estaban preparados. Nadie les dijo que eso era el comienzo del desarrollo inmobiliario más grande de América Latina. Ni la entonces delegación Benito Juárez, gobernada por el PAN, ni la administración de quien era el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard -ahora canciller-, les avisaron que el barrio había sido escogido para albergar a miles de residentes y visitantes que terminarán triplicando la población del lugar, sin contar la que se ha sumado en años recientes debido a otros grandes desarrollos.

Mucho menos les dijeron que ese complejo afectaría los vestigios arqueológicos y la herencia arquitectónica del siglo XVII del barrio, ni que arrasaría con 200 árboles, al menos los autorizados por la delegación. O que podrían perder una calle -su acceso al Metro-, en beneficio de los casi 11 mil vehículos inicialmente proyectados para transitar por el desarrollo, pero que llegarán casi a 13 mil, según las modificaciones al proyecto autorizadas por los gobiernos de Ebrard y de su sucesor, Miguel Ángel Mancera.

La ciudad de Funo

Sobre dos terrenos en Avenida Universidad y en la calle Real de Mayorazgo se está levantando un complejo que tiene autorizadas nueve torres, incluida una de 65 pisos ya construida. Son para uso habitacional, comercial, de oficinas y servicios. Por ahora ya se construyó y funciona un hospital, el San Ángel Inn, además de que se proyecta un hotel de 405 habitaciones. Todo en 1 millón 28 mil metros cuadrados de construcción, la mitad de ellos subterráneos para nueve niveles de estacionamientos.

Los primeros desarrolladores, la empresa Ideurban y la aseguradora Prudential, bautizaron el conjunto como Mitikah, Ciudad Progresiva. Los actuales dueños la llaman Mitikah, Ciudad Viva. El propietario es Fibra Uno (Funo), el mayor fideicomiso de inversión en bienes raíces de México.

El emblema del complejo es la Torre Mitikah, de 65 pisos y 267 metros de altura. Es ya el rascacielos más alto de la Ciudad de México, el segundo del país después de la Torre KOI, de Monterrey, y el cuarto en Latinoamérica.

La magnitud del complejo se ha incrementado respecto del proyecto original autorizado en 2009. Y aún puede demandar más metros de construcción. Las sucesivas administraciones panistas en Benito Juárez y del PRD en el Gobierno de la Ciudad de México avalaron las modificaciones al amparo de los instrumentos técnicos creados para la explotación inmobiliaria en la capital del país.

De acuerdo con documentación sobre la megaobra, consultada por los reporteros, resoluciones judiciales y entrevistas con vecinos del lugar, exfuncionarios de la delegación y funcionarios actuales del gobierno de la capital, el complejo es la muestra más acabada de cómo se decidió favorecer a los desarrolladores inmobiliarios mediante mecanismos opacos que han devenido en construcciones que son "focos rojos" para la capital, por su impacto en el entorno urbano.

Planeado para ejecutarse en cinco años, el proyecto ya duplicó el tiempo de construcción y no se sabe cuándo terminará, aunque en su reporte a la Bolsa Mexicana de Valores correspondiente al primer trimestre de este año, Funo informó que el complejo quedará listo en 2024.

Hasta ahora, en el predio ubicado en Real de Mayorazgo 130, siete edificaciones ya están avanzadas, incluso algunas terminadas, como la Torre Mitikah, que ya domina el panorama a un lado del Centro Coyoacán.

Los otros dos edificios autorizados ni siquiera han comenzado a construirse, al menos a simple vista, porque el predio, abundante en árboles, ha sido tapiado. Ambas torres, de 35 pisos cada una, están proyectadas sobre el terreno de lo que fueron las oficinas del Centro Bancomer, en Avenida Universidad 1200. En conjunto, entre los dos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA