El museo que no fue - 15 de Noviembre de 2020 - Proceso - Noticias - VLEX 851838630

El museo que no fue

Autor:Judith Amador Tello
 
EXTRACTO GRATUITO

Por conductas "presuntamente irregulares" al haber entregado al organismo Puerto Cultura, AC (encabezado por el etnólogo Sergio Raúl Arroyo y su socio Jorge Sevilla Camacho), dos donativos para la realización de dicho museo por un monto que suma 59 millones 313 mil 461 pesos, a la exfuncionaria se le impuso asimismo una multa por 19 millones 771 mil pesos.

El museo se alojaría en el edificio del Antiguo Palacio del Marqués del Apartado, ubicado en Argentina 12, Centro Histórico, pero no se materializó.

Por las mismas presuntas irregularidades fueron imputados los exfuncionarios Francisco Raúl Cornejo Rodríguez y María Eugenia Araizaga Caloca, quienes se desempeñaban como oficial mayor y directora general de Administración, respectivamente.

Se recordará que, en el análisis de la Cuenta Pública de 2018 de la SC, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló la entrega del primer donativo por 9 millones 313 mil 500 pesos a la asociación civil, para la producción museográfica, materiales digitales, multimedia y videos.

En febrero de este año, la ASF puso el dedo nuevamente en la asociación civil Puerto Cultura, al entregar el balance de la cuenta correspondiente a 2019. Para entonces se habían entregado a la AC los 59 millones de pesos. Y destacó en su informe:

"Es importante señalar que el proyecto fue autorizado directamente por la C. Secretaria de Cultura sin que se evidenciara el método de selección utilizado para determinarlo como elegible, así como la forma en que se determinó el monto del apoyo, en incumplimiento de los artículos 1, párrafo segundo, de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; 7, fracciones I y VI, de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, y cláusulas tercera y sexta del Contrato de Donación número. SC/DGA/CD/02756/18", del 31 de julio de 2018".

Los señalamientos a los funcionarios no se refieren al desvío de esos recursos, porque sí se entregaron al organismo civil, sino al hecho de haber cumplido "de manera deficiente el servicio encomendado, toda vez que suscribieron los documentos 'Formato de autorización de donativos' del 6 de marzo de 2017 y 31 de julio de 2018, con los cuales García Cepeda autorizó, Cornejo verificó y Araizaga revisó y validó de manera continuada e irregular los dos donativos a Puerto Cultura".

En aquel momento, la secretaría tenía la facultad -si bien discrecional- de otorgar ese tipo de apoyos, como lo indica la propia Auditoría en el informe presentado a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA