Normal Rural Isidro Burgos. Mil 815 días de zozobra - 22 de Septiembre de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 812846325

Normal Rural Isidro Burgos. Mil 815 días de zozobra

Autor:Vania Pigeonutt
 
EXTRACTO GRATUITO

CHILPANCINGO, GRO.- Afiches con los rostros de los 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos se observan en el plantel donde las clases ya no son iguales desde la noche del 26 de septiembre de 2014. Hoy, las huelgas de maestros son cada vez más recurrentes. Este año, por ejemplo, llevan más de 100 días sin impartir cátedra.

Así se expresa Félix Bautista Matías, quien se matriculó en esa emblemática escuela de resistencia en 1956. Dice que perteneció a la generación de Lucio Cabanas Barrientos.

Combinó sus estudios con el activismo político, incluso fungió como secretario de Actas y Acuerdos del Comité Ejecutivo Estudiantil y la organización a la que perteneció, afín al marxismo-leninismo, creía -dice- en una nueva sociedad socialista.

Al terminar sus estudios ejerció el magisterio durante 13 años; tuvo que dejarlo ante la persecución del entonces gobernador Rubén Figueroa Figueroa a la guerrilla, pues lo acusaron de apoyar a los insurgentes.

Tiene 78 años e infinidad de recuerdos de lucha de la escuela fundada en 1926. Ha visto las transformaciones de ese plantel donde la noche del 26 de septiembre de 2014 desaparecieron a 43 estudiantes en Iguala, hace mil 815 días, dice.

Este mes las actividades se han concentrado en la exigencia de justicia, en la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos y seis de sus compañeros asesinados aquella noche.

Hoy nadie puede pasar a las instalaciones si no conoce a algún estudiante del Comité Ricardo Flores Magón. Y los que logran penetrar, son recibidos con la frase: "Bienvenidos a lo que no tiene inicio; bienvenidos a lo que no tiene fin, bienvenidos a la lucha eterna... Unos la llaman necedad; nosotros la llamamos Esperanza".

Al fondo están los salones de cuarto año llenos de albañiles que los están re-modelando. Las aulas circundan la cancha; en los edificios de segundo grado, frente a un montón de escombros, están los murales. Son cantos a la vida y a la libertad de pensamiento: una muestra de por qué Ayotzinapa se convirtió en clave para el movimiento social en Guerrero.

En las pinturas están representados, sobre una pared blanca, Jorge Alexis Herrera y Gabriel Echeverría de Jesús, asesinados en 2011 durante el desalojo policiaco en la Autopista del Sol.

En las coloridas paredes también están las imágenes de otros dos estudiantes: Eugenio Alberto Tamarit y Freddy Fernando Vázquez Crispín, quienes fueron atropellados por un camionero en enero de 2014 durante la jornada de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA