Orlando, el narcisista (IV) - 11 de Junio de 2019 - Metro - Noticias - VLEX 791778221

Orlando, el narcisista (IV)

 
EXTRACTO GRATUITO

Durante el proceso judicial la conducta de Orlando Magaña era tranquilo, pero al hablar con empleados del Reclusorio Oriente lo hacía de frente.

"Come bien, es una persona tranquila que habla poco, pero cuando lo hace lo lleva a cabo de frente, pero aún así se puede decir que es una persona hermética", comentaron informantes.

Su pasatiempo en prisión fue la lectura de libros.

Aunque en el juicio, la defensa intentó que se declarara enfermo de sus facultades mentales para intentar evadirlo de su responsabilidad, la Procuraduría demostró la contrario.

"Está también ofreciendo una prueba psicológica a él mismo, entonces pudiera ser que la defensa esté pensando en tratar de usar algún argumento de irresponsabilidad por alguna insania mental", indicó.

Aseguró que los dictámenes periciales practicados demuestran que Orlando en todo momento supo lo que hacía.

"Para nosotros es plenamente responsable, el perfil psicológico que se le hizo, los estudios que se le han hecho así no lo indican. No tiene ninguna insania, es una persona que estuvo en libertad de hacer lo que hizo, fue plenamente responsable porque ejerció su voluntad sin ninguna presión de ningún tipo", aseveró.

Incluso, el director de Readaptación Social del Distrito Federal, Héctor Cárdenas San Martín, señaló que se mostró que el indiciado no está afectado de sus facultades mentales.

"Si nosotros tuviéramos dentro del reclusorio alguna manifestación grave de desequilibrio mental de esta persona, entonces lo enviaríamos al Cevarepsi, que es nuestro Centro de Rehabilitación Psicológica, donde ahí están las personas que manifiestan algún problema mental, pero no hemos detectado nada en ese sentido", aclaró el funcionario.

Por tener mentalidad calculadora, ser poco tolerante, por sus mentiras y su amistad con personas dedicadas a actividades ilícitas, Orlando fue considerado una persona altamente peligrosa.

Estudios en psicología y criminología que le practicaron especialistas del Reclusorio Oriente señalan que tiene capacidad criminal e índice de peligrosidad alto, además de una perfecta adaptabilidad social.

Esto último hace que Magaña Dorantes desarrolle una doble personalidad, es decir, aunque es capaz de planear y ejecutar un ilícito, sus acciones las oculta por miedo a la crítica o al rechazo social.

"(Vive) preocupado por mejorar y mantener su imagen ante los demás, busca la aceptación social, satisface sus necesidades dando una imagen acorde a lo aceptado, está preocupado por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA