[Del paraiso al infierno] (II) - 14 de Marzo de 2019 - Metro - Guadalajara - Noticias - VLEX 772437645

[Del paraiso al infierno] (II)

 
EXTRACTO GRATUITO

Los habitantes de Los Ángeles aún no superaban el horror del asesinato de la actriz Sharon Tate, quien tenía ocho meses y medio de embarazo, cuando otro crimen sacudió a la Ciudad.

Charles Manson y miembros de su "Familia" decidieron propinar un segundo golpe sin dar respiro y atacaron la residencia de una próspera familia que habitaba en Los Feliz.

NI UN RESPIRO

Leno y Rosemary LaBianca acababan de pasar unos días de descanso en Lake Isabella, en California.

La madrugada del 10 de agosto de 1969 regresaban a su domicilio, ubicado en el 3301 de Waverly Drive, luego de dejar a su hija en su departamento, pues ella vivía aparte.

Otro joven, quien sólo era hijo de Rosemary, se había quedado de vacaciones y no regresaría con ellos a la residencia familiar ese día.

Según registros periodísticos de la época, el matrimonio era exitoso. Leno se desempeñaba como ejecutivo de una cadena de supermercados y Rosemary era dueña de un negocio de prendas de vestir.

Apenas había pasado un día desde del asesinato que cimbró a la Ciudad y a todo Estados Unidos, realizado por Charles Manson y sus seguidores.

Todo el mundo hablaba de la tragedia que significaba la muerte de la actriz Sharon Tate, esposa del director de cine Roman Polanski, y otras cuatro personas, que tuvo lugar en una finca de Cielo Drive.

En el libro "Manson, retrato de una familia", realizado por el fiscal Vincent Bugliosi y el escritor Curt Gentry, se relata que la pareja estaba enterada del crimen acaecido en el Cañon Benedict, y que Rosemary estaba particularmente consternada.

En el regreso a casa el matrimonio pasó junto a un local de revistas, donde el vendedor le ofreció a Leno una publicación deportiva y a Rosemary un diario con la noticia del multihomicidio en la residencia de los Polanski.

Este comerciante sería la última persona que los viera con vida.

Manson y su séquito irrumpieron en el domicilio de los LaBianca, donde amagaron a Leno y a Rosemary, y les cubrieron el rostro.

Los registros de la época señalan que Manson se retiró de la escena, pero dejó instrucciones específicas a su secuaces para que asesinaran a la pareja de una forma brutal.

Sus acólitos cumplieron su palabra y atacaron con ferocidad a los LaBianca.

Al día siguiente, el hijo de Rosemary llegó a la casa de Waverly Drive, donde vio estacionado el vehículo de Leno, aún enganchado al remolque con la canoa utilizada por la familia en Lake Isabella.

La forma en la que encontró la casa le hizo sospechar que algo no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA