De política y cosas peores / Autoritario sin autoridad - 9 de Octubre de 2019 - Metro - Monterrey - Noticias - VLEX 817068417

De política y cosas peores / Autoritario sin autoridad

 
EXTRACTO GRATUITO

"Las cosas tienen alma". Esa insólita declaración hizo don Cucoldo al llegar a la mesa del café con sus amigos. Pensaron ellos que su compañero había empezado a hacer estudios filosóficos, o que pertenecía ahora a alguna religión naturalista o inclinada al panteísmo. Uno le preguntó: "¿Por qué dices que las cosas tienen alma?". Explicó don Cucoldo: "Llegué a mi casa en hora desusada y hallé a mi esposa sin ropas en la cama, poseída por singular agitación. Algo había presentido, seguramente, porque en ese mismo instante estalló un formidable incendio. Los dos salimos corriendo de la habitación. En ella hay un ropero grande, antiguo, y clarito alcancé a oír que pedía con suplicante voz: "¡Salven los muebles!"... La señora detuvo su automóvil ante el semáforo en rojo. Cambió la luz a verde y no arrancó pese a los bocinazos de los conductores que estaban atrás de ella. Se puso en ámbar el semáforo, de nuevo en rojo y otra vez en verde y la señora no avanzaba. Los automovilistas arreciaron sus protestas con el claxon. Acudió el oficial de tránsito y le preguntó a la mujer: "¿Qué sucede, señora? ¿No le gusta ninguno de los colores que tenemos?"... Extraña parajoda, que es algo más que paradoja: el Presidente más autoritario que hemos tenido en México desde Porfirio Díaz no muestra a veces ninguna autoridad. Eso se evidenció con los actos vandálicos que vimos en la recordación del 2 de octubre, y volvió a ponerse de manifiesto en los intolerables atentados cometidos contra la ciudadanía por un grupo de taxistas, abusos que no tuvieron ninguna respuesta por parte de quienes están obligados a proteger a la sociedad contra los excesos de quienes perturban la vida comunitaria para obtener provecho personal o de facción. Desde luego López Obrador dirá que en ambos casos la aplicación de la ley correspondía al Gobierno local, pero sabemos bien que en la Ciudad de México no se mueve nada si no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA