De política y cosas peores / Plaza de almas - 4 de Octubre de 2016 - Metro - Monterrey - Noticias - VLEX 650268537

De política y cosas peores / Plaza de almas

 
EXTRACTO GRATUITO

Jamás lo dejaré. Jamás. Sé bien que es hombre malo. ¿Quién mejor que yo puede saberlo? Lo conozco más que su propia madre. Vivo con él; lo sufro cada día. Me trata mal; parece que mi presencia lo molesta. Y aun así permaneceré siempre a su lado. No sé por qué. Ahora mismo podría irme si me lo propusiera. Simplemente me saldría de la casa. No se daría cuenta de que me había ido, sino hasta el día siguiente, cuando se despertara de su borrachera. No le importaría mi ausencia, y de seguro ni siquiera se molestaría en buscarme. Ahora que lo pienso, más que sus malos tratos me ha dolido su indiferencia. Rara vez una mirada; nunca una palabra de bondad. Una caricia, menos. Y yo desde el principio he vivido por él y para él. Desde que por primera vez lo vi supe que mi destino estaba ligado al suyo. Porque yo creo en el destino. Creo que todos somos marionetas cuyos hilos mueve un titiritero que no podemos ver, que ni siquiera sabemos si realmente existe. Alguna vez oí aquello de que cada quién es el arquitecto de su propio destino. Eso es mentira. No somos libres; nos oprimen fuerzas desconocidas; nos arrastran vientos que llegan de rumbos ignorados. Para alguien que no sabe nada, como yo, esto es demasiado pensar, lo reconozco, pero es que en todo el día no hago nada más que pensar. Por eso también medito en su maldad, en la maldad. Me pregunto si todos los hombres son malos como él y no tienen el valor que él tiene, de mostrar a cielo abierto su perversidad. Él no la esconde. Parece que lleva a orgullo ser malo, así como otros están satisfechos de sus buenas obras. Dice que el mal es considerablemente más interesante que el bien. Muchas de las grandes novelas, afirma, tienen por tema un hecho malo: un crimen, un adulterio, alguna culpa grave. La historia humana, considera, se finca en la maldad original del hombre, no en su bondad. La Biblia misma narra en sus primeras páginas un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA