De política y cosas peores / Plaza de almas - 1 de Octubre de 2019 - Metro - Noticias - VLEX 815088769

De política y cosas peores / Plaza de almas

 
EXTRACTO GRATUITO

A esta mujer le dicen "la mujer". Con ese nombre eran designadas las comadronas o parteras. Cuando a una señora le llegaba el trance de dar a luz decía: "Llamen a la mujer". Y todos sabían quién era la mujer cuya presencia demandaba la parturienta. ¿Por qué sabemos que esta mujer era mujer, o sea que era comadrona? Lo sabemos por la uña del dedo pulgar de su mano derecha. Muy larga es esa uña, como de 2 pulgadas. La lleva así la mujer, crecida y afilada, porque le sirve para cortar el cordón umbilical de las criaturas. Es como una navaja la tal uña, como un cuchillo que ella lleva consigo a todas partes. Voy a narrar lo que una noche le sucedió a esta mujer, a la mujer. Aquella noche era de tempestad. Los novelistas del siglo XIX -a fines de ese siglo sucede mi relato- describían con perfección las tempestades, ya fueran en mar o en tierra. Yo, lo confieso, no las sé figurar, pues vivo en región de clima bonancible. Puedo describir mañanas luminosas, tardes serenas, noches de plenilunio -ésas me salen muy bien-, pero tempestades no. Dejo al lector, entonces, la tarea de imaginar los rayos, el fulgor fantasmal de los relámpagos, el silbo del viento desatado, las violentas ráfagas de lluvia. Llega un hombre embozado y llama a la puerta de la casa donde vive, sola, la mujer. Es medianoche. Asoma ella por un ventanuco que da a la calle y pregunta quién es el que la busca. No está asustada: sus servicios son requeridos casi siempre en horas nocturnas o de la madrugada. El hombre no le dice quién es, ni se descubre el rostro. Le ordena sólo que se dé prisa. Con premura se viste la mujer y se echa encima un chal. Sale, y entonces sí se asusta, porque el hombre la toma con violencia y le venda los ojos. Luego la lleva por las calles, arrastrándola casi, sin que ella pueda adivinar por dónde va. Han llegado a una casa y han entrado. Ya sin la venda la mujer advierte que se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA