Preferencias sexuales y políticas - 5 de Marzo de 2011 - Proceso - Noticias - VLEX 307401725

Preferencias sexuales y políticas

Autor:Marta Lamas
 
EXTRACTO GRATUITO

El presidente de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables en el Senado, Guillermo Tamborrel, dijo que aceptar esa expresión en la Constitución sería como abrir la puerta a los pederastas y los zoófilos: “Tenemos que ser muy prudentes, porque si estamos hablando de parejas del mismo sexo, pues cada quien sus pompis, ¿verdad? Pero que no nos vaya a salir alguien con que prefiere tener experiencias sexuales con niñas de siete años o con animales, con vacas, y que no se le puede discriminar porque está amparado en la Constitución” (Reforma, 24 de febrero). A quien se preocupa por las niñas de siete años habría que recordarle que suelen ser violadas por hombres heterosexuales, frecuentemente dentro de la propia familia, y que los abusos sexuales a menores de edad son delitos que se castigan por ley. Y la zoofilia, poco común con vacas, debería ser perseguida en tanto la Sociedad Protectora de Animales dictamine que éstas mamíferas sufren por ello.

El argumento, si es que así se puede llamar a la sarta de imbecilidades que han dicho éste y otros senadores panistas como Ernesto Saro y Juan Bueno Torio, es que les preocupa la ambigüedad del término “preferencias sexuales”. Por ejemplo, Saro y Bueno dicen que la redacción es excluyente del resto de las preferencias de los ciudadanos, como podría ser la preferencia por un equipo de futbol o de un color para vestir. El senador Bueno Torio trató de justificar: “No es por mochilería, pero queremos que se quite porque la expresión acota o excluye a otras preferencias”. Por su parte, el senador Saro planteó que agregar el término “sexuales” a la palabra “preferencias” genera un ruido innecesario a una reforma de mucha trascendencia. ¿Y cómo querrán entonces que se aluda al tema de la orientación sexual, como “preferencias eróticas” o “preferencias en el contacto de los órganos y orificios corporales”?

El preclaro Tamborrel declaró: “Debemos ser muy cuidadosos para no abrirle la puerta a los degenerados”. ¿Será que el senador desconoce que los degenerados heterosexuales circulan libremente, y que muchos cometen sus crímenes puertas adentro de sus propias casas? ¿O que los degenerados homosexuales se concentran muy protegidos en sacristías y colegios religiosos?

Creer que la heterosexualidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA