Pregones / Uso y abuso de estacionamientos - 17 de Mayo de 2001 - Metro - Noticias - VLEX 358766098

Pregones / Uso y abuso de estacionamientos

 
EXTRACTO GRATUITO

La ciudad de México requiere de estacionamientos, sin embargo en muchos casos estos son subutilizados.

Existen 2 grandes tipos: aquellos que los particulares construyen como negocio y que cada día desgraciadamente son los menos y los que forman parte de un establecimiento mercantil. Estos son los que han proliferado en la ciudad. En primer lugar debido a que consisten en una condición para que se les otorgue su licencia. Ningún centro comercial, cine, teatro, restaurante, hospital, etc. puede abrir si no proporciona los cajones que según el giro y el tamaño le pide el reglamento de construcción. Es un servicio con el que tiene que contar el negocio para poder funcionar. Desafortunadamente por falta de regulación, estos empezaron a cobrar hasta convertirse en otro negocito en ocasiones igual o más lucrativo que el original. El inicio fue un cobro módico que permitía contratar acomodadores y tener en buenas condiciones el lugar. Sin embargo, a lo largo del tiempo muchos de estos estacionamientos se han convertido en un verdadero abuso para la comunidad. El lector sabe que en ocasiones sale más caro el estacionamiento que el cine con sus palomitas y refresco incluido. Lo ridículo es que los dueños de estos cines han olvidado que contar con suficientes cajones es un requisito sin el cual jamás se les hubiera otorgado su licencia. Otro de los casos que más indignan a la comunidad es el abuso en el cobro de los hospitales. Puede ser mas costoso el estacionarse que la consulta. Adicionalmente estos casos tienen la peculiaridad que son usados por períodos muy largos, lo que implica una sangría para el usuario.

A la cuenta de un restaurante hay que sumarle la de dejar el coche. Otro problema es el que se refiere al estacionamiento de los empleados que representa un porcentaje sustancial de su salario. A lo que llevan estos abusos es que la gente prefiera dejar el coche en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA