El PRI tendrá que negociar... con el PAN

AutorJosé Gil Olmos

Director de la revista Voz y voto y exdiputado federal, Alcocer prevé que en la Cámara de Diputados integrada plural-mente el partido del presidente Peña Nieto tendrá que negociar cada reforma y tres presupuestos de egresos, sobre todo con el PAN, si no quiere que un bloque opositor le impida avanzar en sus proyectos.

Entrevistado en vísperas de la elección de este domingo 7, Alcocer señala que, de acuerdo con las encuestas publicadas, el PRI no alcanzará la mayoría absoluta como lo esperaba, ni siquiera con los votos de sus aliados, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (Panal), con los que tiene alianzas. Advierte que la eventual victoria de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, como candidato independiente en Nuevo León, estaría dando paso a nuevas candidaturas de este tipo para las elecciones venideras, mientras que a nivel federal destacaría la caída del PRD, cuya división rompió el proceso de unidad que se venía gestando en la izquierda mexicana desde 1981, con la creación del Partido Socialista Unificado de México (PSUM).

Desde su punto de vista, en esta integración plural de la Cámara de Diputados el PAN será el partido más fuerte después del PRI, y por ello será la principal fuerza política con la que tendrían que negociar los priistas para aprobar las próximas reformas y el presupuesto de egresos en los tres años que le restan al gobierno de Enrique Peña Nieto.

"Esta sociedad ya no entrega mayorías absolutas a nadie, y la pluralidad va a seguir siendo el signo de esta democracia débil, defectuosa, pero que tiene su valor y fortaleza en la pluralidad y en la posibilidad siempre abierta de la alternancia. Ese es el signo del cambio mexicano y conviene valorarlo", apunta Alcocer, quien ha participado en el proceso de ciu-dadanización de los órganos electorales que estuvieron en manos del gobierno.

Aunque el exlegislador se muestra optimista sobre la pluralidad que tendrán la Cámara de Diputados y los gobiernos de algunas entidades, dice preocuparle el nivel de abstencionismo, que puede alcanzar una marca histórica de más de 60%:

Hay que ver cuánta gente va a votar. La cifra de la encuestadora Ana Cristina Covarrubias de marzo pasado es que será sólo el 38%. Si esta es la participación, o incluso se da por debajo de 40%, será la más baja desde 1991.

También deben tomarse en cuenta factores como los votos nulos y el boicot de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE):

"Si sumamos a esta situación el llamado al voto nulo o al boicot electoral, sin confundir lo que propone Javier Sicilia con lo que está haciendo la CNTE o los grupos vandálicos en varios...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba