Una probada del propio chocolate - 6 de Octubre de 2018 - Proceso - Noticias - VLEX 741774045

Una probada del propio chocolate

Autor:Samuel Máynez Champion
 
EXTRACTO GRATUITO

Se trata del arpista más destacado de su siglo -llegó a considerársele el "más grande de su tiempo"-, amén de que sus aportaciones a la literatura de su instrumento siguen vigentes. Asimismo, fue un viajero incansable que demudó con su arte a públicos de muchas latitudes, un empresario sagaz, un mujeriego cabal, un padre irresponsable y un compositor fecundo. Sus nombres de pila: Nicholas-Charles. Su apellido: Bochsa.

Dicho lo anterior podemos internarnos en los vericuetos de su temeraria y reprobable existencia. A temprana edad, el niño Bochsa recibe lecciones de su padre, un músico de la antigua Bohemia que formaba parte de la banda de un batallón establecido en Montmédy. De su madre no sabemos nada, salvo que era una campesina oriunda de la región y que favoreció las ínfulas del pequeño genio que había parido. De la enseñanza paterna resalta la variedad impuesta: clases de flauta, clarinete y piano; nociones de contrapunto, armonía y composición. Y era tan receptivo el infante, que a partir de los siete años de edad es capaz de dar conciertos en los que incluye obras suyas.

Amainada la debacle revolucionaria, la familia Bochsa se transfiere a Lyon, ya que el patriarca obtiene un puesto como oboísta en el teatro de ópera local. Es aquí donde aviene un vuelco definitivo en la carrera del incipiente creador: Napoleón Bonaparte visita Lyon en 1805 y Bochsa junior tiene los tamaños para componer una ópera en su honor. La titula Tra-jano o Roma triunfante y al emperador lo subyuga, sobre todo, al enterarse de que su autor es un adolescente.

Como resultado, el púber debe mudarse a París merced a una generosa beca y bajo la promesa de que al terminar su educación en el célebre conservatorio parisino será admitido en el círculo íntimo del poder. Claro estáque los vaticinios son propicios y que Bochsa finiquita con honores sus estudios, siendo nombrado de inmediato arpista imperial y maestro de la emperatriz Josefina. También se une a la camarilla de Luis XVIII, mejor conocido como El desaseado.

Los conciertos se multiplican a la par de su fama, misma que apareja con su porte de galán -se le conoció como uno de los hombres más guapos de Francia-y sus sediciones amatorias. Una de sus víctimas es una joven marquesa, a quien embaraza y desposa por obligación. Tendrán dos hijos a los que Bochsa abandonará sin remordimientos. A pesar de ello, en pleno auge social -el cotilleo parisino lo escoge de favorito- su carrera se diversifica: se pone a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA