Resurge el caso Colosio, en la serie documental "1994"

AutorNeldy San Martín

Frente a una cámara, en la biblioteca de su residencia familiar en el Bosque deTlalpan, Carlos Salinas de Gortari responsabiliza a su sucesor en Los Pinos, Ernesto Zedillo, por la falta de resultados en la investigación del asesinato del candidato presidencial del PRI Luis Donaldo Colosio Murrieta:

"El gobierno que siguió al mío y que derivó su oportunidad de la tragedia de la muerte de Donaldo Colosio, sin duda tenía una obligación moral de hacer una investigación objetiva y no lo hizo los dos primeros años. Y debió haberlo parado en el primer momento en que empezaron con las fabricaciones."

Con las manos entrecruzadas y la mirada fija en la cámara, el expresidente -a quien el imaginario colectivo ha hecho responsable del crimen- asegura que cuando fue informado de que Mario Abur-to había sido detenido después de disparar contra Colosio al término de un mitin en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana, el 23 de marzo de 1994, lo que más le "interesaba era que permaneciera con vida y pudiera ser interrogado y sometido ajuicio".

A 25 años del asesinato de Colosio, Salinas de Gortari reaparece en la serie documental 1994, original de Netflix que se estrenó el viernes 17 y que Proceso pudo ver previamente en exclusiva. En ella, Salinas habla del homicidio que sacudió los últimos meses de su gobierno y sobre el que pende la sombra de un crimen de Estado; de los motivos que lo llevaron a elegir a Zedillo como candidato sustituto; del alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas; del asesinato, el 28 de septiembre de 1994, del entonces secretario general del PRI, José Francisco Ruiz Massieu, y de la fuga de capitales por la inestabilidad política.

Sentado en su oficina, con su característico bigote, pero recortado y ya grisáceo, Salinas de Gortari rechazó la versión de la ruptura con Colosio luego del discurso del 6 de marzo de 1994 frente al Monumento a la Revolución en el que el entonces candidato priista a la Presidencia dijo: "Veo un México con hambre y con sed de justicia" y "expreso mi compromiso de reformar el poder para democratizarlo y acabar con cualquier vestigio de autoritarismo".

"Fue un discurso muy bueno, Do-naldo me hizo el favor de enviármelo previamente, lo revisé, le mandé mis comentarios, y lo único que le dije fue: 'No rechaces facultades presidenciales que después vas a poder necesitar en el ejercicio de la Presidencia'", señaló Salinas, pese a que el mismo Colosio le confesó a Julio Scherer García...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba