Soplan aires absolutistas: Elisur Arteaga - 1 de Diciembre de 2019 - Proceso - Noticias - VLEX 828264501

Soplan aires absolutistas: Elisur Arteaga

Autor:Jorge Carrasco Araizaga
 
EXTRACTO GRATUITO

Con el respaldo de más de medio siglo de litigio constitucional y de una producción editorial en la materia que se cuenta entre las más consultadas en México, Elisur Arteaga Nava es implacable: el presidente Andrés Manuel López Obrador ha violado la Constitución y cuando no ha podido violarla ha reformado su texto.

"En su actuación desde presidente electo ha quedado claro que si la ley le ayuda, la respeta; si no, la cambia. Si le obstaculiza, la ignora. Si considera que lo que hay no le basta, entonces cambia la Constitución."

No es la crítica acida, categórica, de un opositor o de alguien a los que el presidente permanentemente descalifica como conservadores. Es la voz de un agudo especialista formado en la izquierda, a la que lo apoyó para que aportara en la creación de un Estado democrático que superara al régimen del presidencialismo autoritario del PRI.

El mismo sistema al que se opuso López Obrador y a quien en no pocas ocasiones Arteaga aconsejó desde su perspectiva constitucional. Lo asesoró sobre todo durante el proceso de desafuero como jefe de Gobierno de la Ciudad de México al que lo sometió el gobierno de Vicente Fox.

Lo acompañó también con sus investigaciones sobre el ejercicio del poder en la Grecia clásica y en la Italia renacentista de Maquiavelo.

De esos periodos Arteaga Nava reunió una de las bibliotecas más grandes de México, con más de 3 mil tomos, que le han permitido escribir obras más allá de tratados, manuales, diccionarios y textos sobre derecho constitucional. Una de ellas, Crónica de Edipo, una novela sobre la tragedia y el poder con la realidad política mexicana de fondo, fue publicada por Ediciones Proceso.

Hijo de un combatiente zapatis-ta en el estado de Guerrero, Arteaga Nava, de 82 años, no duda. Asevera que, de consolidar esa forma de ejercer el poder, López Obrador encamina al Estado mexicano a ser "absolutista", "totalitario" y "demagógico".

La designación de colaboradores constitucional o legalmente impedidos, la creación de la Guardia Nacional, la revocación del mandato, la ampliación de la prisión preventiva y de la enajenación de propiedades o la invocación de las razones de seguridad nacional para construir el aeropuerto en Santa Lucía han sido posibles porque el presidente "ha hecho de la Constitución y las leyes lo que ha querido".

Autor del primer Tratado Constitucional de México, una obra de cuatro tomos que lleva cinco ediciones, asegura que esos actos de gobierno han ocurrido porque el gobernante partido Morena "ha arrasado" en el Congreso, y en el Poder Judicial se ha creado un ambiente de temor e intimidación a jueces, magistrados y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

"Estamos en una etapa previa a un Estado absolutista porque (el presidente) está eliminando todos los obstáculos que impiden su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA